El silencio de Nuria Espert

“Aquesta nena té els collons d’un toro”. El símil taurino lo utilizó el dramaturgo Josep María de Sagarra para calibrar el aplomo de una chiquilla de trece años que habían traído esa tarde a una prueba. La nueva compañía del Teatro Romea buscaba a un niño o una niña para una comedia infantil. Hasta allí llegó la hija de los Espert, un matrimonio ya a la deriva que solo se ponía de acuerdo en que la pequeña Nuria debía hacer teatro.

Seguir leyendo en El Subjetivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s