Antes de la lluvia

campamento_macedonia-985x656

OGNEN TEOFILOVSKI / REUTERS vía The Objective

El mundo es ya una estrecha franja entre dos alambradas. En medio, un grupo de refugiados se encuentra atrapado en un ir y venir, expulsado siempre en la dirección opuesta, hasta que en ese movimiento descubrimos la forma de una trágica espiral que parece no tener fin. Que las lindes se hayan aproximado entre sí obedece a un renovado espíritu de sospecha por el otro, algo que ya se intuía cuando el muro físico se vino abajo y nos olvidáramos del muro mental que aún anidaba en nosotros. Fue bonito mientras duró aquella noche. Sigue leyendo en El Subjetivo

***

Recibe ‘El último remolino’ en tu correo electrónico

Anuncios
Esta entrada fue publicada el Viernes 18 marzo 2016 a las 5:48 pm. Se guardó como Cine, Columnas, Historia y etiquetado como , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: